Manantiales de Morelos afectados por el sismo del 19 de septiembre

El sismo de magnitud 7.1 que se originó a 12 kilómetros de Axochiapan, Morelos el pasado 19 de septiembre de este año pudo haber tenido implicaciones distintos manantiales de agua del estado de Morelos y con ello cambió el cauce y en casos especiales limitó, y hasta el momento impide, la salida del agua en lugares como Agua Hedionda en Cuautla, San Ramón y Palo Bolero, en Xochitepec, y Apotla, en Puente de Ixtla.

En ello coincidieron Ana Lillian Martin del Pozzo, del Instituto de Geofísica, Eric Morales Casique, del Instituto de Geología, y José Joel Carrillo Rivera, del Instituto de Geografía, todos de la UNAM; así como Oswaldo Valdés Robles, de la Comisión Nacional del Agua, Carlos Gutiérrez Ojeda, del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, y Juan Carlos Valencia Vargas, de la Comisión Estatal del Agua.

En el programa de televisión Reporte en punto, del Instituto Morelense de Radio y Televisión conducido por Gina Batista, los expertos coincidieron en esta problemática e informaron que, por ejemplo, el balneario de Agua Hedionda permanece cerrado hasta este momento.

Los especialistas, buscan las causas del fenómeno antes de poder plantear la reapertura del espacio turístico. “El hecho de que el caudal cambie en un manantial después de un sismo es hasta cierto punto normal. Así como sentimos a cien kilómetros que nuestras casas se mueven por la transmisión de esfuerzos en el subsuelo, éstos también afectan al agua contenida en fracturas”, explicó Morales Casique. Ese movimiento puede originar cambios en la estructura del subsuelo, crear nuevas fracturas y obstruir las que ya había, añadió.

Algunos manantiales son manifestaciones de agua que circula a través de esas fracturas y sale a la superficie. “Si el temblor altera esa estructura, es posible que modifique los patrones de descarga, es decir, la descarga de agua subterránea en forma de manantial”, subrayó. Si ese cambio es permanente o no, superficial o profundo, es algo que está en estudio, coincidieron.

Martin del Pozzo y sus colaboradores han muestreado desde hace más de 20 años varios manantiales alrededor del Popocatépetl para indagar la relación de éstos con la actividad volcánica. “Después del sismo me avisaron que había poca agua en el balneario de Agua Hedionda. Fuimos y no encontramos variaciones en la calidad del líquido, pero sí en la cantidad, pues salía muy poca y parece ser que disminuyó más en los siguientes días.”

Se movieron sedimentos suaves provenientes del Popocatépetl, a lo que se sumaron las lluvias. “Esa mezcla de factores está produciendo afectaciones en los manantiales”.
Carrillo Rivera consideró que el problema de los manantiales es para los científicos una oportunidad de analizar y tomar decisiones adecuadas.

“El agua subterránea está conectada bajo el subsuelo; no está fija, se está moviendo, pero ha sido poco estudiada con técnicas modernas; en el contexto regional falta mucho por hacer. Es importante reconocerlo y aplicar acciones integrales, se necesita un estudio nacional, un programa de investigación y monitoreo, así como capacitación de profesionales y técnicos.”

Gaceta UNAM.

SkyAlert

Facebook Comments
By | 2017-10-10T11:07:30+00:00 octubre 10th, 2017|Ecología & Medio Ambiente, Geología, La Tierra, Sismos México|Comentarios desactivados en Manantiales de Morelos afectados por el sismo del 19 de septiembre