Las fosas tectónicas de Marte y su curioso comportamiento

En marzo de este año, la sonda Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) capturó imágenes de las fracturas en la región de Sirenum Fossae en el hemisferio sur del planeta rojo. Las fracturas se extienden más allá de lo que las imágenes muestran. Estas sorprendentes formaciones en Marte se deben a la extensión de su corteza, provocada por antigua actividad volcánica, explica la ESA en su página de internet.

De acuerdo con la agencia europea, las fracturas dividen la corteza de Marte en bloques: el movimiento a lo largo de un par de fallas hace que la sección central se hunda formando ‘graben’ o fosa tectónica de varios kilómetros de ancho y pocos cientos de metros de profundidad. Cuando hay una serie de fallas en paralelo, como se ve en las imágenes obtenidas por Mars Express, entre las fosas tectónicas quedan bloques elevados de corteza.

Las Sirenum Fossae, o fosas de las sirenas, constituyen parte de un patrón de fractura radial mayor situado alrededor del volcán Arsia Mons, en la región de Tharsis, a unos mil 800 kilómetros al noreste del volcán. Se trata de la provincia volcánica más grande de Marte, cuyo amplio sistema de fracturas es testimonio de la gran influencia que esta impresionante provincia tuvo en el planeta y su composición actual.

La ESA explica que se cree que el sistema de fracturas de Sirenum Fossae que se puede ver en las imágenes está asociado con tensiones tectónicas provocadas por antigua actividad volcánica en la región de Tharsis. Por ejemplo, las fosas tectónicas podrían deberse al movimiento de extensión de la corteza del planeta a medida que una cámara de magma abultaba la corteza por encima, o bien en el momento en que la corteza se hundió a lo largo de las líneas de debilidad cuando dicha cámara se vació.

También es posible que cada fosa tectónica estuviera asociada a un antiguo dique volcánico: un profundo corredor dentro de la roca a lo largo del cual subiría el magma desde el interior del planeta, provocando el agrietamiento de la superficie.

En este caso, las fosa tectónica podría representar un gigantesco ʻenjambre de diquesʼ que se propagarían desde el centro del volcán. Estos enjambres también se encuentran en la Tierra, como en Islandia, donde se observan con fracturas superficiales y conjuntos de graben en el enjambre fisural de Krafla.

Al igual que el resto de figuras geológicas que cortan la superficie del planeta, estos sistemas de fosas tectónicas le permiten a los investigadores echar un vistazo al subsuelo marciano. También muestran superficies en pendiente pronunciada para los procesos activos que se han producido más recientemente.

Por ejemplo, la sonda Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA identificó barrancos en algunas de las pendientes pronunciadas de Sirenum Fossae, a lo largo de simas y en los bordes de cráteres de impacto. Ahora los científicos investigan qué material es el que horada los pequeños canales: en principio se pensó que estarían relacionados con flujos de agua, pero las últimas hipótesis apuntan a que el responsable sería el dióxido de carbono congelado estacional, o hielo seco, que fluiría hacia abajo.

ESA

SkyAlert

Facebook Comments
By | 2017-11-20T23:39:03+00:00 noviembre 20th, 2017|Astronomía, Exploración Espacial, NASA, News, Sistema Solar, Universo|Comentarios desactivados en Las fosas tectónicas de Marte y su curioso comportamiento