El número de plantas en la cima de montañas crece con el calentamiento global

/, Cambio Climático, Ecología & Medio Ambiente, La Tierra, News/El número de plantas en la cima de montañas crece con el calentamiento global

El número de plantas en la cima de montañas crece con el calentamiento global

El punto más alto de las montañas ya no es tan solitario como solía ser. Con el calentamiento global, las plantas están encontrando cada vez más hábitats en las cimas de montañas que antes estaban reservadas para las especies más fuertes y resistentes.

De acuerdo con una nueva investigación publicada por la Universidad de Aarhus en Dinamarca, en los últimos diez años, el número de especies de plantas en la cima de montañas europeas se ha incrementado en cinco veces más que en el periodo de 1957 a 1966.

Datos que abarcan 145 años en 302 picos europeos muestran que la aceleración en el número de especies en la coma de las montañas está intrínsecamente relacionado con el calentamiento global.

El equipo de investigación liderado por Manuel Steibahuer, ahora de la Universidad de Friedrich-Alexander en Nuremberg, Alemania, también encontró que este aumento se está acelerando. Por ello, los investigadores demostraron que la flora intenta seguir el ritmo de aceleración en relación al impacto humano en todo el sistema de la Tierra.

Entre 2007 y 2016, 5.5 nuevas especies en promedio ascendieron a las 302 cumbres de estas montañas. Los investigadores solo han podido contar las especies de plantas que ya respondieron al aumento de temperatura y que en realidad se han movido hacia arriba. No han estudiado la cantidad de especies que podrían estar en el camino hacia arriba.

Los resultados de la investigación que ha sido publicada en la revista Nature, no han encendido las alarmas pues la investigación encontró que aunque asciendan, no todas las plantas son susceptibles de sobrevivir en el largo plazo en las alturas.

“Algunas de las especies, que se han adaptado a las condiciones frías y rocosas en las cumbres de las montañas, probablemente desaparecerán a largo plazo. No tienen otro lugar adonde ir, y no pueden desarrollarse lo suficientemente rápido para poder competir con las otras plantas que van llegando”, explicó el autor principal del estudio, Steinbauer.

A pesar de que es probable que las especies altamente especializadas en las cumbres de las montañas sean superadas en el futuro, esto no es absolutamente seguro.

“Las especies que se mueven hacia arriba a menudo provienen de pastizales sobre la línea de árboles, pero no pueden sobrevivir en todas partes en la cima de la montaña, por lo que no es seguro que constituyan una amenaza para todas las especies existentes allá arriba. las condiciones locales del suelo y los microclimas también juegan un papel”, resaltó el investigador.

Por su parte, el investigador Jens-Christian Svenning, dice que “aunque las especies existentes en las cimas de las montañas no están en peligro, la fuerte aceleración de los efectos del calentamiento global en las comunidades de plantas en los picos es motivo de preocupación, ya que esperamos un cambio climático mucho más fuerte hacia 2100”.

El estudio se completó con el esfuerzo de investigadores de 11 países europeos precisamente porque en Europa están los datos sobre cómo se han desplazado las especies de plantas desde 1870.

En el caso de las montañas, estas “tienen la gran ventaja de que no se mueven. Por lo tanto, podemos estar seguros de que hemos investigado precisamente en los mismos lugares que los botánicos del pasado”, señaló Sonja Wipf del Instituto Federal Suizo para la Investigación Forestal, de la Nieve y el Paisaje en Davos.

Por su parte, hace más de un siglo el botánico suizo Josias Bran Blanquet predijo que este tipo de estudio podría ser necesario. “Para crear una base sólida para el futuro, investigué numerosos picos montañosos en detalle. […] Sobre la base de una descripción exhaustiva de las ubicaciones, no será difícil verificar mis listas de especies, y un aumento o la disminución de la riqueza de especies en el futuro será posible de detectar con gran certeza”, escribió en una de sus principales obras en 1913.

“Confiamos en que estos datos antiguos sean de alta calidad. Y para asegurarnos de que nuestros propios datos nuevos también sean buenos, en varias cumbres hemos tenido que subir dos personas para recopilar datos de forma independiente” dijo. Sonja Wipf, que ha sido responsable de recolectar gran parte de la información nueva.

“La previsión de Braun-Blanquet nos ha dado motivos para pensar. Sin su fascinación por comprender la distribución de las especies vegetales en los picos de las montañas, no habríamos podido constatar que los efectos del calentamiento global se están acelerando”, detalló Signe Normand, de la Aarhus y participante del estudio.

Aarhus University.

Facebook Comments

About the Author:

Leave A Comment