Muerte de los baobabs más antiguos de África alerta a la comunidad científica

/, Ecología & Medio Ambiente, News/Muerte de los baobabs más antiguos de África alerta a la comunidad científica

Muerte de los baobabs más antiguos de África alerta a la comunidad científica

Algunos de los árboles baobabs más antiguos y grandes de África, que en algunos casos se remontan a los antiguos griegos, han muerto de forma abrupta en la última década según detalló una nueva investigación científica.

Lee también:

Los insectos son los principales afectados del calentamiento global

Los árboles, con edades comprendidas entre los mil 100 y dos mil 500 años de antigüedad, y algunos tan anchos como un autobús, podrían haber sido víctimas del cambio climático según detalló la investigación.

“Nueve de los 13 árboles más antiguos han muerto, o al menos parte de su estructura o tallos más antiguos han colapsado y muerto en los últimos años” escribieron los investigadores en un artículo publicado en las páginas de la revista Nature Plants. “Un evento de una magnitud sin precedentes”, detallaron.

Adrian Patrut, coautor del estudio y profesor en la Universidad Babes-Bolyai en Rumania dijo que “definitivamente es impactante y dramático experimentar durante nuestra vida la desaparición de tantos árboles con edades milenarias”.

Entre los 9 árboles se encontraron cuatro de los baobabs africanos más grandes existentes.

Aunque si bien la causa de la muerte no está clara, los investigadores “sospechan que la desaparición de baobabs monumentales puede estar asociada, al menos en parte, con modificaciones significativas de las condiciones climáticas que afectan el sur de África en particular”.

El equipo, integrado por científicos provenientes de Rumania, Sudáfrica y Estados Unidos dijo que se necesita más investigación para “apoyar o refutar esta suposición”.

Entre 2005 y 2017, los investigadores estudiaron y fecharon baobabs africanos prácticamente conocidos por su tamaño y su edad potencial: más de 60 ejemplares en total.

Al cotejar los datos sobre grosor, altura, volumen de madera y edad, los científicos notaroon el hecho de que la mayoría de los árboles más viejos y más grandes murieron en el periodo del estudio.

Todos los árboles se encontraban en el sur de África, específcamente en Zimbawe, Namibia, Sudáfrica, Botswana y Zambia.

De acuerdo con el equipo de investigadores, el baobab es el árbol de floración más grande y que ha vivido por más tiempo en la Tierra. Se encuentran de forma natural en la región de la sabana de África y fuera del continente en áreas tropicales en las que ha sido introducido.

El árbol, que también aparece como un gran invasor en la novela realizada por Antoine de Saint Exúpery titulada El Principito, se alza en una apariencia invertida en la que sus ramas parecen raíces tocando el cielo.

De acuerdo con el sitio web del Parque Nacional Kruger en Sudáfrica, el babobab puede vivir hasta los 3 mil años.

“Un antiguo árbol baobab hueco en Zimbabwe es tan grande que hasta 40 personas pueden refugiarse dentro de su tronco. Varios baobabs se han usado como una tienda, una prisión, una casa, un granero de almacenamiento y un refugio para autobuses”, detalla el parque.

Además, el árbol sirve como una gran reserva de agua y da fruto que alimenta a los animales y los humanos.

Pero, el propósito del estudio fue aprender cómo los árboles se vuelven tan enormes. Los investigadores utilizaron datación por radiocarbono para analizar muestras tomadas de diferentes partes del tronco de cada árbol.

Descubrieron que el tronco del baobab crece a partir de no uno sino múltiples tallos centrales. Según el Parque Kruger, los baobabs son “muy difíciles de matar”.

“Pueden quemarse, o despojarse de su corteza, y simplemente formarán un nuevo retoño y seguirán creciendo. Cuando mueren, simplemente se pudren por dentro y de repente colapsan, dejando un montón de fibras”.

De los diez árboles enumerados por los autores del estudio, cuatro murieron por completo, lo que significa que todos sus tallos múltiples se derrumbaron y murieron juntos. Los otros vieron la muerte de una o varias partes.

El árbol más antiguo con diferencia, del cual colapsaron todos los tallos entre 2010 y 2012, fue el árbol Panke en Zimbabwe, que se estima que existió durante 2 mil 500 años.

El más grande, llamado Holboom, era de Namibia. Tenía 30.2 metros de altura y tenía una circunferencia de 35.1 metros.

Podría decirse que el baobab más famoso, llamado Chapman, fue declarado monumento nacional en el centro de Botswana, con las iniciales talladas del explorador David Livingstone. El árbol que lleva el nombre del cazador sudafricano James Chapman, que lo visitó en 1852, vio sus seis tallos derrumbarse simultáneamente el 7 de enero de 2016, donde había estado durante unos mil 400 años.

Además del más antiguo y más grande, el equipo de investigación observó que muchos otros baobabs maduros habían muerto. Las muertes no fueron causadas por una epidemia, escribieron, y Patrut agregó que “no había signos de enfermedad”, por lo que ahora, los científicos trabajan en averiguar las causas de la muerte.

Con información de Phys.

Facebook Comments
By | 2018-06-12T11:44:19+00:00 junio 12th, 2018|Cambio Climático, Ecología & Medio Ambiente, News|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment