La crisis del sargazo en costas del Caribe y cómo afecta al ecosistema

/, Ecología & Medio Ambiente, News, Océanos/La crisis del sargazo en costas del Caribe y cómo afecta al ecosistema

La crisis del sargazo en costas del Caribe y cómo afecta al ecosistema

Un tipo de macroalgas marinas cafés que flotan en el océano, llamadas sargazo, crecen y se acumulan en toneladas en las playas del Caribe y desde inicios de junio, afectan gravemente al ecosistema, provocan mal olor y descomponen el paísaje de una de las zonas con mayor turismo del país.

Lee también:

Ciclo de carbono en el Ártico se está acelerando advierte investigación

El problema ha empezado a considerarse como un desastre ecológico inminente de no tomarse medidas inmediatas para su contención según explicaron Brigitta Ine van Tussenbroek y Marta García Sánchez de la Unidad Académica Sistemas Arrecifales Puerto Morelos del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM.

Además, el sargazo es indicador creciente de la contaminación y aumenta hasta en 100 veces los daños causados directamente por la actividad humana en mares y costas del caribe, en donde los asentamientos irregulares y malos tratamientos de aguas negras, envían más contaminantes al mar.

“Con estas algas el aporte de nutrientes es 100 veces mayor de lo que nosotros ya estamos haciendo. Los ecosistemas sufren cambios sin precedentes y el evento es algo nuevo por su magnitud, así como un desastre natural permanente”, subrayó Tussenbroek, titular del Laboratorio de Pastos Marinos del ICMyL.

“La mitigación no es sencilla. Es urgente un plan de manejo integral que considere el conocimiento científico, el marco jurídico, la inversión económica y la participación local, así como la forma más eficiente de colectarlas sin dañar a la fauna asociada”.

Por su parte, Marta García Sánchez, investigadora en la Unidad Puerto Morelos y especialista en macroalgas, dice que el sargazo detiene la oxigenación del agua, cambia a marrón su color turquesa característico en el Caribe y genera gases al entrar en descomposición en las playas. “Huele mal y se enreda en las piernas”.

Van Tussenbroek no imagina la forma de revertir el exceso de sargazo en el Caribe, porque ya está en el sistema. “Sabemos que se quedará y no hay forma de removerlo. Tendremos afluencias masivas en las playas para siempre, pero no sabemos con qué frecuencia ni volumen”.

En opinión de la científica, se debe evitar que llegue a las playas en grandes cantidades, pues es lo que destroza ecosistemas, mares e industria turística, además de tener consecuencias económicas y sociales.

“Hay que evitar que llegue en esas cantidades a las playas, pero requerimos investigación para estudiar las técnicas adecuadas para tratarlo en el mar”, remarcó.

No obstante, “en mar abierto el sargazo es un ecosistema, no daña y es refugio para tortugas, el pez dorado, el volador y otro endémico conocido como pez sargazo”.

No obstante, en las últimas semanas el problema se ha incrementado en números que advierten una destrucción del ecosistema sin precedentes desde 2011, momento en el que se registró el arribo masivo de sargazo a costas del Mar Caribe.

Las imágenes de este año muestran un área cubierta por el alga de 2 mil 800 kilómetros cuadrados, lo que la convierte en la más grande desde que este fenómeno empezó a registrarse. En 2015, el sargazo cubrió un área total de mil 200 kilómetros cuadrados.

Residuos orgánicos de todo tipo se convierten en nutrientes que fertilizan al sargazo, que crece rápido y duplica su biomasa cada 18 días, lo que rebasa por mucho el equilibrio ecológico.

Estas algas llegan al Caribe mexicano provenientes de dos fuentes: el Mar de Sargazo, en el Triángulo de las Bermudas (hacia el norte). “Las hay desde que tenemos memoria, arriban de manera esporádica y en cantidades moderadas”, dijo Tussenbroek.

Y el otro es un nuevo origen, al norte del ecuador terrestre. Se acumulan frente a las costas de Brasil y de ahí entran al Caribe. “Antes no había acumulaciones en esa zona y la ciencia aún no estudia bien por qué”.

Las aguas entre África y Brasil están en una región más cálida y con mayor aporte de nitrógeno, hierro y fósforo, elementos que necesitan las plantas para crecer; entonces, el sargazo se desarrolla rápido y genera mucha más biomasa, agregó.

Al día, quienes se dedican a recolectar el sargazo que actualmente sigue emergiendo de las playas de Quintana Roo, en México, afirman que en áreas de un kilómetro y medio, han juntado hasta setenta toneladas de la planta marina.

El sargazo tiene la capacidad de cambiar los ecosistemas, por lo que en el Caribe “ya es un desastre natural, pues las cantidades de materia orgánica y nutrientes que aporta no tienen precedente. Si esto continúa y no se maneja de manera integral cambiarán nuestros ecosistemas de manera permanente. El problema es muy grave”.

El problema no es exclusivo de la costa de México por lo que se extiende por zonas de Antigua y Barbuda y otras áreas del Caribe. Este año, se espera que el fenómeno se extienda hasta el mes de octubre y no se sabe a ciencia cierta cómo impactará en el verano de 2019.

En tanto, México y otras naciones caribeñas exploran métodos para sacarle algún provecho económico a los excesos de sargazo, así como mejorar las técnicas de limpieza sin dañar al medio ambiente.

Con información de DGCS UNAM y BBC.

Imagen principal: Notimex.

Facebook Comments
By | 2018-08-07T23:59:22+00:00 agosto 8th, 2018|Desastres, Ecología & Medio Ambiente, News, Océanos|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment