Finalmente sucedió: nace gigantesco iceberg en la Antártica

Durante los últimos meses, un pedazo de la plataforma de hielo de Larsen C de la Antártida ha estado colgando precariamente como una grieta profunda cortando a través del hielo. La misión Copernicus Sentinel-1, atestiguo el nacimiento de un trozo de hielo de más del doble del tamaño de Luxemburgo generando uno de los icebergs más grandes registrados y cambiando para siempre el contorno de la Península Antártica.

La fisura apareció por primera vez hace varios años, pero parecía relativamente estable hasta enero de 2016 cuando comenzó a alargarse; tan solo en enero de 2017 la fisura se extendió 20 km alcanzando una longitud total de unos 175 km. Después de unas pocas semanas de calma, la grieta se propagó otros 16 km a finales de mayo, y luego se extendió aún más a finales de junio.

Como se predijo, una sección de Larsen C – unos 6000 kilómetros cuadrados (más grande que la superficie de Colima o más de 4 veces la superficie de CDMX)- finalmente se separó como parte del ciclo natural en la formación de los icebergs. El gigantesco iceberg pesa más de un millón de toneladas y contiene aproximadamente la misma cantidad de agua que el lago Ontario en América del Norte.

El progreso del iceberg es difícil de predecir, puede permanecer en el área durante décadas, pero si se rompe, las partes pueden derivar hacia el norte en aguas más cálidas. Dado que la plataforma de hielo ya está flotando, este iceberg gigante no influye en el nivel del mar.

Con este nuevo y gigantesco iceberg, se ha eliminado aproximadamente el 10% de la superficie del estante de hielo. La pérdida de una pieza tan grande es de interés porque las plataformas de hielo reducen el flujo de los glaciares hacia el mar, ahora, el flujo de los glaciares se puede acelerar contribuyendo al aumento en el nivel del mar.

ESA

SkyAlert Storm

By | 2017-07-12T11:30:48+00:00 Julio 12th, 2017|Calentamiento Global, Glaciares, Océanos|0 Comments

Leave A Comment