Polvo del Sahara inhibe ciclones y aporta nutrientes

El Sahara, tiene uno de los climas más inhóspitos de la Tierra, posee mesetas estériles, picos rocosos y arenas movedizas. El Sahara, envuelve un tercio del  norte de África, donde hay muy poca lluvia, y por lo tanto poca vegetación y vida.

Pero del otro lado, del Océano Atlántico, la vida prospera con la mayor selva tropical del mundo: el Amazonas.

¿Con climas tan diferentes, qué hace tan común estos lugares? A pesar de los miles de kilómetros que los separan, están íntimamente conectadas por un intermitente río atmosférico de más de 16,000km de polvo.

Cada año, intensos vientos saharianos envían grandes nubes de polvo en un viaje transatlántico a la cuenca del Amazonas. Este polvo, se origina en un antiguo lecho del lago Chad, el cual es rico en fósforo. Cuando llega a la selva tropical, los restos de organismos muertos de hace mucho tiempo del Sahara, que están depositados en el polvo del lecho de este lago, proporcionan nutrientes esenciales para la vida de la selva tropical. El fósforo es escaso en el Amazonas, pero el viento ayuda a reducir este déficit.

El satélite CALIPSO, de la NASA, ha cuantificado la cantidad de polvo que hace que el viaje transcontinental, y los números son impresionantes: de los 182 millones de toneladas que dejan el Sahara cada año, 27.7 millones toneladas, o el 15% del total, se encuentran dispersos en la cuenca del Amazonas.

CALIPSO ha revelado que hay una variabilidad del 86% por ciento de la cantidad de polvo transportada entre 2007 y 2011. Esto se debe porque en Sahel, una la larga franja de tierra semiárida en la frontera sur del Sahara, existen algunas lluvias, y a mayor cantidad de lluvia, menor será el volumen de polvo que viaje hasta el Amazonas, además, es posible que el aumento de las precipitaciones la vegetación crezca más en el Sahel, dejando menos polvo expuesto a fuertes vientos. Otra posibilidad se centra en el viento. La cantidad de lluvia se correlaciona con los patrones de viento que pueden barrer el polvo del Sahara y el Sahel en la atmósfera superior, que es básicamente una autopista hacia el Amazonas.

Mediante los datos obtenidos por CALIPSO, los científicos pueden comenzar a crear modelos para predecir cómo el polvo puede afectar el clima en el futuro y cómo  nutre la selva de América del Sur en la actualidad.

Durante el tiempo que duren estas condiciones de polvo en la atmósfera, se estarán observando atardeceres en tonos rojos en gran parte de la zona del Caribe mexicano.

Otro efecto que producen las nubes de polvo, es que inhiben el surgimiento y desarrollo de los ciclones tropicales además de debilitar a los ya formados al aportarles aire seco, además, incrementan la cizalladura vertical del viento en la altura impidiendo que el sistema pueda concentrar la energía para su formación.

Fuente: Global Climate Change / NASA

SkyAlert Storm

Facebook Comments
By | 2017-07-14T10:44:51+00:00 julio 14th, 2017|Ciclones Tropicales, Clima, Océanos|Comentarios desactivados en Polvo del Sahara inhibe ciclones y aporta nutrientes