La erupción del Vesubio del 24 de agosto del año 79

Situado en la costa oriental de la bahía de Nápoles, Italia, es uno de los volcanes más conocidos en el mundo por la historia de la destrucción durante la erupción del año 79 d. C. donde las antiguas ciudades del imperio romano como Pompeya, Oplontis y Herculano, fueron destruidas carbonizando y “congelando en el tiempo” a los habitantes de dichas ciudades quedando únicamente los moldes de sus cuerpos con las expresiones y último movimiento antes de de morir y quedar sepultados por ceniza.

De acuerdo al Observatorio Vesubiano, que es el encargado del monitoreo de la actividad del Vesubio, el nombre correcto de este volcán es Somma-Vesubio porque el actual cono volcánico se encuentra dentro de una caldera, es decir, dentro de los remanentes de un antiguo volcán llamado Somma el cual fue destruido durante una erupción aproximadamente hace 18,300 años.

El Vesubio es un estratovolcán o volcán compuesto de 1345 m s.n.m. con una edad aproximada es de 400,000 años. De acuerdo al contenido de sílice encontrado en sus lavas, corresponde a andesita y dacita, por lo que son lavas viscosas con alto contenido de sílice que almacena mucho gas y por lo tanto son lavas explosivas (similar a las del Popocatépetl).

Estudios realizados en el Vesubio han demostrado que ha tenido diversas explosiones incluso más grandes que la del año 79 d. C.; durante los últimos 8,000 años han ocurrido al menos tres grandes erupciones Plinianas y dos erupciones Subplinianas; la última erupción ocurrió en 1944 en plena segunda guerra mundial.
Erupción del 24 de agosto del año 79

Es una de las erupciones volcánicas más recordadas por la humanidad, las ciudades de Pompeya, Herculano, Oplontis y Estibia fueron destruidas, en aquél entonces se estima que la población en las laderas del volcán era de 25,000 personas, la mayoría de ellas no pudieron escapar. Plinio el Joven, describió la erupción del Vesubio al describir la muerte de su tío Plinio el Viejo, estos son fragmentos de su carta.
(…) Estaba en Miseno y presidía el mando de la flota. El día 24 de agosto en torno a las 13 horas mi madre le indica que se divisa una nube de un tamaño y una forma inusual (…)
 
(…) Una nube (no estaba claro de qué monte venía según se la veía de lejos; sólo luego se supo que había sido del Vesubio) estaba surgiendo. No se parecía por su forma a ningún otro árbol que no fuera un pino (…)
 
(…) caía ceniza en las naves, cuanto más se acercaban, más caliente y más densa; ya hasta piedras pómez y negras,  quemadas y rotas por el fuego; ya un repentino bajo fondo y la playa inaccesible por el desplome del monte (…)
 
(…) el monte Vesubio por muchos lugares resplandecían llamaradas anchísimas y elevadas deflagraciones, cuyo resplandor y luminosidad se acentuaba por las tinieblas de la noche (…)
 
(…) los aposentos oscilaban con frecuentes y amplios temblores y parecía que sacados de sus cimientos iban y volvían unas veces a un lado y otras a otro (…)
(…) cuando volvió la luz (era el tercer día, contando desde el que había visto por última vez) se halló su cuerpo intacto, sin heridas y cubierto tal y como se había vestido. El aspecto era más parecido a una persona dormida que a un cadáver (…)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo que Plinio el joven describía en su carta, eran fuertes sismos de origen volcánico, sismos volcanotectónicos, tremor que anunciaba el ascenso de magma y grandes explosiones con columnas eruptivas mayores a 20 km de altura y de larga duración que finalmente colapsaban por su peso produciendo oleadas piroclásticas. Estas son las características de una gran erupción Pliniana, este tipo de erupción recibió el nombre de “Plinianas” gracias a la descripción de Plinio. Hoy en día todas las erupciones con estas características descritas reciben este nombre.
Una de las erupciones más espectaculares y relativamente recientes, ocurrió en 1779, una gran fuente de lava (chorro de lava) brotó de la cima hasta llegar a varios km de altura. La última erupción del Vesubio ocurrió en 1944, produciendo flujos de lava que llegó hasta ciudades como San Sebastián, ocasionalmente también producía columnas eruptivas con ceniza que no superaban los 5 km de altitud.

Actualmente el Vesubio sigue siendo un volcán activo con sismicidad local frecuente y ocasionales fumarolas por lo que sigue siendo muy peligroso dada su actividad histórica; alrededor de este volcán habitan más de 3 millones de personas, muchas de ellas aún en sus faldas.

Referencias:Observatorio VesubianoEpístolas de Plinio el Joven
Epistulae VI, 16
SkyAlert
Facebook Comments
By | 2017-08-24T08:47:32+00:00 agosto 24th, 2017|Volcanes|Comentarios desactivados en La erupción del Vesubio del 24 de agosto del año 79