2017 en vías de ser el año más cálido según registros de la OMM

En el marco de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático COP23 que se lleva a cabo en Bonn, Alemania, la Organización Meteorológica Mundial ha presentado la Declaración sobre el estado del clima mundial que, entre otras cosas, señala que probablemente, 2017 vaya a ser uno de los tres años más cálidos jamás registrados, a ello, se suman los numerosos episodios con efectos devastadores como huracanes catastróficos y crecidas, olas de calor debilitantes y sequías.

Los indicadores del cambio climático a largo plazo, como el incremento de las concentraciones de dióxido de carbono, el aumento del nivel del mar y la acidificación del océano, siguen sin dar tregua, señala la OMM en su comunicado. La cubierta de hielo marino del Ártico continúa estando por debajo de la media, y la extensión del hielo marino de la Antártida, que antes era estable, alcanzó, o casi alcanzó, niveles mínimos jamás registrados hasta la fecha, explican.

Según la declaración, entre enero y septiembre de este año se registró una temperatura media global de aproximadamente 1.1 °C por encima de los niveles preindustriales. No obstante, es probable que como consecuencia del intenso episodio registrado de “El Niño” en 2016, ese continúe siendo el periodo más cálido del cual se tenga registro, con 2017 y 2015 en segundo o tercer lugar, respectivamente. El período de 2013 a 2017 será el quinquenio más cálido jamás registrado.

“Los últimos tres años han estado entre los tres años más cálidos en cuanto a registros de temperaturas. Es parte de la tendencia al calentamiento a largo plazo”, dijo el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas. “Hemos sido testigos de fenómenos meteorológicos extraordinarios, temperaturas que han llegado a más de 50 °C en Asia, huracanes sin precedentes en el Caribe y en el Atlántico que han llegado hasta Irlanda, devastadoras inundaciones monzónicas que han afectado a muchos millones de personas y una sequía implacable en África oriental”.

“Muchos de estos episodios –y los estudios científicos detallados determinarán exactamente cuántos- aportan señales reveladoras del cambio climático ocasionado por el aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero resultantes de actividades humanas”, añadió.

En la declaración se recoge el estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que afirma que los impactos de las olas de calor en la salud mundial no solo dependen de la tendencia general al calentamiento, sino también del modo en que las olas de calor se distribuyen donde vive la población con lo que se demuestra que el riesgo general de enfermedades o muertes relacionadas con el calor ha aumentado de forma constante desde 1980, y actualmente cerca del 30 por ciento de la población mundial vive en condiciones climáticas que provocan olas de calor extremas prolongadas. Entre 2000 y 2016, el número de personas vulnerables expuestas a episodios de olas de calor se ha incrementado en aproximadamente 125 millones.

Temperatura registrada en los últimos años desde la era preindustrial hasta la fecha.

En 2016 se desplazaron 23.5 millones de personas como consecuencia de desastres de origen meteorológico. En línea con años anteriores, la mayoría de esos desplazamientos internos estuvieron relacionados con crecidas o tormentas y se produjeron en la región de Asia y el Pacífico. Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, en Somalia ha habido más de 760 mil desplazamientos internos.

Por el otro lado, la OMM señala que la temperatura media global para el período comprendido entre enero y septiembre de 2017 fue de entre 0.47 ° y 0.08°C más cálido que la media de 1981-2010 (estimada en 14.31 °C), lo que representa un aumento de la temperatura de aproximadamente 1.1 °C desde el período preindustrial.

La OMM también dice que en determinadas partes del sur de Europa, como Italia, el Norte de África, algunas zonas del este y el sur de África y la parte asiática de la Federación de Rusia alcanzaron temperaturas máximas sin precedentes, y en China las temperaturas igualaron el registro más cálido. El noroeste de Estados Unidos y el oeste de Canadá registraron temperaturas más frías que la media de 1981-2010.

Lo que llama la atención de todo esto, es que el año 2017 va a ser el año más cálido jamás registrado sin la influencia de un episodio de El Niño. La media quinquenal para el período de 2013 a 2017 es provisionalmente 0.40 °C más cálida que la media registrada entre 1981 y 2010 y aproximadamente 1.03 °C por encima de los niveles preindustriales, y es probable que sea el año más cálido jamás registrado.

La Declaración de la OMM se basa en cinco conjuntos de datos relativos a la temperatura global mantenidos independientemente. La OMM actualmente utiliza el período de referencia de 1981-2010 en lugar del período de referencia anterior (1961-1990), porque representa mejor las condiciones climática actuales y permite realizar una presentación más coherente de la información obtenida de los satélites y sistemas de reanálisis (algunos de los cuales no se remontan a 1960) junto con conjuntos de datos más tradicionales basados en observaciones en superficie. El cambio del período de referencia no influye en el análisis de las tendencias.

OMM

SkyAlert Storm

Facebook Comments
By | 2017-11-09T00:42:34+00:00 noviembre 9th, 2017|Calentamiento Global, Cambio Climático, Clima, Ecología & Medioambiente, La Tierra, Meteorología, Océanos|Comentarios desactivados en 2017 en vías de ser el año más cálido según registros de la OMM