Las “zonas muertas” del mar han aumentado hasta 10 veces

/, Cambio Climático, Clima, Ecología & Medioambiente, Océanos/Las “zonas muertas” del mar han aumentado hasta 10 veces

Las “zonas muertas” del mar han aumentado hasta 10 veces

Durante los últimos 50 años, la cantidad de zonas de mar con cero oxígeno ha aumentado más de cuatro veces, lo que conduce a investigadores a denominar a estas áreas como “zonas muertas” al carecer de un elemento esencial para la vida de cientos de organismos.

En cuerpos de agua costeros como estuarios y mares, la cantidad de sitios con bajo oxígeno han aumentado más de diez veces desde 1950 y los científicos esperan que este gas continúe cayendo incluso fuera de estas zonas a medida que el calentamiento global continua.

Para detenerlo, el mundo necesita mitigar el cambio climático y la contaminación por nutrientes según explica Lisa Levin, oceanógrafa biológica de la Institución de Oceanografía Scripps de la Universidad de California con sede en San Diego, Estados Unidos, en un artículo publicado en la revista Science.

“El oxígeno es fundamental para la vida en los océanos”, señala Denise Breitburg, autora principal y ecologista marina del Centro de Investigación Medioambiental Smithsoniano, Estados Unidos. “La disminución en el oxígeno del océano se encuentra entre los efectos más graves de las actividades humanas en el medio ambiente de la Tierra”, añadió.

Por su parte, Levin explica que “es una tremenda pérdida para todos los servicios de apoyo que dependen de la recreación y el turismo, hoteles y restaurantes, taxistas y todo lo demás. Las reverberaciones de ecosistemas no saludables en el océano pueden ser extensas”.

El estudio proviene de un equipo de científicos del GO2NE conocido como Global Oxygen Network, un grupo creado en 2016 por la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de las Naciones Unidas. Se trata del primer documento en analizar de manera tan exhaustiva las causas, consecuencias y soluciones ante el bajo nivel de oxígeno en el mundo tanto en mar abierto como en zonas costeras.

Vladimir Ryabinin, secretario de la Comisión Oceanográfica Internacional y uno de los fundadores del GO2NE, dijo que “aproximadamente la mitad del oxígeno de la Tierra proviene del océano. Sin embargo, los efectos combinados de la carga de nutrientes y el cambio climático aumentan enormemente el número y tamaño de las ‘zonas muertas’ en el mar abierto y zonas costeras donde el oxígeno es demasiado bajo para soportar la mayoría de la vida marina”.

En áreas tradicionalmente llamadas “zonas muertas”, como las de la Bahía de Chesapeake y el Golfo de México, el oxígeno cae a niveles tan bajos que muchos animales se sofocan y mueren. A medida que los peces evitan estas zonas, sus hábitats se reducen y se vuelven más vulnerables a los depredadores o a la pesca.

Pero el problema va más allá de las “zonas muertas”, señalan los autores. Incluso disminuciones menores de oxígeno pueden obstaculizar el crecimiento en los animales, obstaculizar la reproducción y provocar enfermedades o incluso la muerte.

También puede desencadenar la liberación de sustancias químicas peligrosas como el óxido nitroso, un gas de efecto invernadero hasta 300 veces más potente que el dióxido de carbono y el sulfuro de hidrógeno tóxico. Mientras que algunos animales pueden prosperar en zonas muertas, la biodiversidad en general disminuye.

El cambio climático es el culpable clave en el océano abierto. El calentamiento de las aguas superficiales hace que sea más difícil que el oxígeno llegue al interior del océano. Además, a medida que el océano como un todo se calienta, contiene menos oxígeno.

En las aguas costeras, el exceso de contaminación de nutrientes de la tierra crea floraciones de algas, que drenan oxígeno a medida que mueren y se descomponen. En un giro desafortunado, los animales también necesitan más oxígeno en aguas más cálidas, incluso cuando está desapareciendo.

El impacto también se refleja en las actividades humanas. Por ejemplo, en las pesquerías más pequeñas y artesanales que son incapaces de reubicarse cuando el bajo nivel de oxígeno destruye sus cosechas o fuerza a los peces a trasladarse a otro lugar.

En Filipinas, el sacrificio de peces en los corrales de acuicultura de una sola ciudad cuesta más de 10 millones de dólares. Los arrecifes de coral, una atracción turística clave en muchos países, también pueden consumirse sin suficiente oxígeno.

Algunas pesquerías populares podrían beneficiarse, al menos a corto plazo. La contaminación de nutrientes puede estimular la producción de alimentos para los peces. Además, cuando los peces se ven obligados a agolparse para escapar de poco oxígeno, pueden ser más fáciles de atrapar. Pero a la larga, esto podría provocar una sobrepesca y daños a la economía.

“Este es un problema que podemos resolver”, dijo Breitburg. “Detener el cambio climático requiere un esfuerzo global, pero incluso las acciones locales pueden ayudar con el descenso de oxígeno impulsado por nutrientes”.

Como prueba Breitburg señala la recuperación continua de Chesapeake Bay, donde la contaminación por nitrógeno ha disminuido un 24 por ciento desde su punto máximo gracias a un mejor tratamiento de aguas residuales , mejores prácticas agrícolas y leyes exitosas como la Ley de Aire Limpio. Mientras que algunas zonas de bajo oxígeno persisten, el área del Chesapeake con cero oxígeno casi ha desaparecido.

“Hacer frente al cambio climático puede parecer más desalentador”, agregó, “pero hacerlo es fundamental para frenar el declive del oxígeno en nuestros océanos y para casi todos los aspectos de la vida en nuestro planeta”.

Scripps

SkyAlert Storm

Facebook Comments
By | 2018-01-10T22:13:54+00:00 enero 10th, 2018|Calentamiento Global, Cambio Climático, Clima, Ecología & Medioambiente, Océanos|Comentarios desactivados en Las “zonas muertas” del mar han aumentado hasta 10 veces

About the Author: