La corriente de aire en chorro del Atlántico Norte y el clima en Europa

/, Cambio Climático, Ciencia & Tecnología, Clima, Ecología & Medio Ambiente, La Tierra, News/La corriente de aire en chorro del Atlántico Norte y el clima en Europa

La corriente de aire en chorro del Atlántico Norte y el clima en Europa

Un nuevo estudio llevado a cabo en la Universidad de Arizona en Estados Unidos concluye que el aumento de las fluctuaciones de la corriente en chorro del Atlántico Norte desde 1960 coincide con eventos climáticos más extremos en Europa, como olas de calor, sequías, incendios forestales e inundaciones. El estudio basa sus resultados en la edad de distintos árboles según sus anillos.

La investigación es la primera reconstrucción de cambios históricos en la corriente en chorro del Atlántico Norte antes del siglo XX. Al estudiar los anillos de los árboles en los árboles de las Islas Británicas y el noreste del Mediterráneo, el equipo exploró el clima de esas regiones a fines del verano que se remonta a casi 300 años, hasta 1725.

Una corriente en chorro (jet stream en inglés) es un flujo de aire rápido y estrecho que se encuentra en la atmósfera de planetas como la Tierra. Según la Organización Meteorológica Mundial, una corriente en chorro es “una fuerte de viento que presenta uno o dos máximos de velocidad y que discurre a lo largo de varios miles de kilómetros”.

“Encontramos que la posición de la corriente en chorro del Atlántico Norte en verano ha sido un fuerte impulsor de climas extremos en Europa durante los últimos 300 años”, dijo Valerie Trouet, profesora asociada de dendrocronología, la ciencia que estudia la edad de los árboles basándose en sus anillos, en el Laboratorio de Investigación de Anillos de Árboles de la Universidad de Arizona.

Con un registro de 290 años de la posición de la corriente en chorro, Trouet y sus colegas determinaron que las oscilaciones entre las posiciones norte y sur de la corriente se volvieron más frecuentes en la segunda mitad del siglo XX.

“Desde 1960 tenemos más años cuando el chorro se encuentra en una posición extrema”, dijo Trouet, y agregó que el aumento no tiene precedentes.

Cuando el chorro del Atlántico Norte se encuentra en la posición extrema del norte, las Islas Británicas y Europa occidental tienen una ola de calor de verano, mientras que en el sudeste de Europa hay fuertes lluvias e inundaciones, dijo.

Cuando el chorro se encuentra en la posición extrema del sur, la situación cambia: Europa occidental tiene fuertes lluvias e inundaciones, mientras que el sureste de Europa tiene temperaturas extremadamente altas, sequías e incendios forestales.

“Las olas de calor, las sequías y las inundaciones afectan a las personas”, dijo Trouet. “Las olas de calor y la sequía que están relacionadas con los extremos de estas corrientes en chorro ocurren por encima de las temperaturas que ya están aumentando y el calentamiento global, es un doble golpe”.

Los eventos climáticos extremos del verano en el medio oeste estadounidense también están asociados con movimientos extremos hacia el norte o hacia el sur de la corriente en chorro, escriben los autores.

“Estudiamos la posición de verano del chorro del Atlántico Norte. Lo que estamos experimentando ahora en América del Norte (como las bajas temperaturas que han llegado hasta Florida) es parte del mismo sistema de corriente en chorro”, dijo Trouet.

El frío extremo y la nieve de este invierno en el noreste de América del Norte y el calor extremo y la sequedad en California y el suroeste de Estados Unidos están relacionados con la posición invernal del chorro del Pacífico Norte, expresaron los líderes del estudio.

La idea, explican, surgió mientras Trouet visitaba a su familia en Bélgica en el lluvioso verano de 2012, mientras miraba el mapa meteorológico del periódico que mostraba fuertes lluvias en el noroeste de Europa y el calor extremo y la sequía en el noreste del Mediterráneo.

“Había visto exactamente el mismo mapa en mis datos de anillos de árboles”, explica. Los anillos de los árboles mostraron que las altas temperaturas en el Mediterráneo ocurrieron los mismos años que hacía frío en las Islas Británicas, y viceversa.

La parte de un anillo de árbol que se forma en la última parte de la temporada de crecimiento se llama madera tardía. La densidad de la madera tardía en un anillo de árbol particular refleja la temperatura de agosto de ese año.

Otros investigadores habían medido la densidad anual de madera tardía de los árboles de las Islas Británicas y el noreste del Mediterráneo para los anillos formados desde 1978 hasta 1725.

Debido a que las temperaturas de agosto en esas dos regiones reflejan la posición de verano de la corriente en chorro del Atlántico Norte, Trouet y sus colegas usaron esas lecturas de anillo de árboles para determinar la posición histórica de la corriente en chorro de 1725 a 1978.

Para la posición de la corriente en chorro desde 1979 a 2015, los investigadores se basaron en datos de observaciones meteorológicas.

Con el descubrimiento de árboles mucho más antiguos en los Balcanes y en las Islas Británicas, Trouet espera reconstruir el camino de la corriente en chorro del Atlántico Norte hasta mil años atrás. También está interesada en reconstruir el camino de la corriente en chorro del Pacífico Norte, que influye en el clima de América del Norte.

Universidad de Arizona.

Facebook Comments
By | 2018-01-19T07:52:59+00:00 enero 18th, 2018|Calentamiento Global, Cambio Climático, Ciencia & Tecnología, Clima, Ecología & Medio Ambiente, La Tierra, News|Comentarios desactivados en La corriente de aire en chorro del Atlántico Norte y el clima en Europa

About the Author: