El extraño caso de la “sequía” de sismos en California | Parte I

/, Geología, Sismos Internacionales, Sismos México, Terremotos Históricos/El extraño caso de la “sequía” de sismos en California | Parte I

El extraño caso de la “sequía” de sismos en California | Parte I

En California, Estados Unidos, los sismos son una inevitabilidad geológica por naturaleza. El estado se extiende a ambos lados de las placas tectónicas de América del Norte y el Pacífico, y además, está atravesado por sistemas activos de fallas como la de San Andrés.

El terremoto de magnitud 7.9 que sacudió la isla Kodiak de Alaska el 23 de enero de este 2018 fue solo el último recordatorio de una gran actividad sísmica que se puede producir a lo largo de la Cuenca del Pacífico.

Los terremotos trágicos que ocurrieron en 2017 cerca de la frontera Irán-Irak y en México, con magnitudes de 7.3 y 7.1, respectivamente, están dentro del rango de tamaños de terremotos que tienen una alta probabilidad de ocurrir en partes muy pobladas de California durante la próxima décadas.

De acuerdo con Richard Aster, profesor de geofísica en la Universidad Estatal de Colorado, “la situación de los sismos en California es en realidad más grave de lo que las personas que no son sismólogos como yo podemos darnos cuenta. Aunque muchos californianos pueden recordar haber experimentado un terremoto, la mayoría nunca ha experimentado uno personalmente fuerte”.

Aster indica que aunque para eventos importantes, con magnitudes de 7 o mayores, California se encuentra en una “sequía” de terremotos. “Múltiples segmentos del expansivo sistema de fallas de San Andrés ahora están suficientemente estresados ​​para producir eventos grandes y dañinos”.

No obstante, rescata Aster, “la preparación para los sismos es parte de la cultura del estado, y la ciencia de los terremotos está avanzando, incluyendo simulaciones muy mejoradas de los grandes efectos del terremoto y el desarrollo de un sistema de alerta temprana para la costa del Pacífico”.

El “último grande”

California ocupa un lugar central en la historia de la sismología. El terremoto de San Francisco del 18 de abril de 1906 (magnitud 7.8) fue fundamental tanto para el conocimiento de los peligros de los sismoss como para el desarrollo de la ciencia sísmica, incluida la idea fundamental de que los terremotos surgen de fallas que se rompen y resbalan abruptamente. La falla de San Andrés se deslizó hasta 20 pies (seis metros) en este terremoto.

Aunque el daño por sacudidas del suelo fue severo en muchos lugares a lo largo de la ruptura de fallas de casi 310 millas (500 kilómetros), gran parte de San Francisco fue destruida por el incendio posterior, debido a la gran cantidad de puntos de ignición y fallas en los servicios de emergencia . “Ese escenario continúa persiguiendo a los planificadores de respuesta a terremotos”, señala el investigador.

Por ello, es importante considerar lo que podría pasar si un gran terremoto golpeara a Los Ángeles durante la temporada de incendios.

Cuando los sismos ocurren en cualquier lugar del planeta, y en particular terremotos, explica Aster, las redes sismográficas modernas y los protocolos de respuesta rápida permiten a los científicos, los servicios de emergencia y la ciudadanía evaluarlo rápidamente, generalmente dentro de decenas de minutos o menos, incluyendo ubicación, magnitud, movimiento del suelo y estimación de muertes y pérdidas de propiedad de propiedad.

Al estudiar la acumulación de tensiones a lo largo de fallas mapeadas, el historial pasado de terremotos y otros datos y modelos, “podemos pronosticar las probabilidades y las magnitudes de los terremotos durante largos períodos de tiempo en California y en otros lugares”, apunta el profesor.

Sin embargo, la interacción de tensiones y fallas en la Tierra es tremendamente caótica. E incluso con los continuos avances en investigación básica y los datos, estudios de laboratorio y teóricos cada vez mejores, no se conocen fenómenos precursores confiables y universales que sugieran que se puede predecir el tiempo, la ubicación y el tamaño de los grandes terremotos individuales.

Por lo tanto, los grandes terremotos generalmente ocurren sin advertencia inmediata alguna, y la mitigación de los riesgos requiere preparación sostenida y compromisos de recursos. Esto puede plantear serios desafíos, ya que las ciudades y las naciones pueden prosperar durante muchas décadas o más sin experimentar grandes terremotos.

Hasta que el hecho ocurre. Aster adelanta algo sobre la sequía de terremotos en California, varias de las fallas que pasan en el estado no han descendido desde el siglo XIX, así que cabe analizar cuáles serían las consecuencias de un nuevo sismo de gran magnitud en esta región.

The Conversation

SkyAlert

Facebook Comments
By | 2018-02-01T09:29:37+00:00 febrero 1st, 2018|Ciencia & Tecnología, Geología, Sismos Internacionales, Sismos México, Terremotos Históricos|Comentarios desactivados en El extraño caso de la “sequía” de sismos en California | Parte I

About the Author: