La zona muerta del Golfo de México podría tardar décadas en recuperarse

/, La Tierra, News, Océanos/La zona muerta del Golfo de México podría tardar décadas en recuperarse

La zona muerta del Golfo de México podría tardar décadas en recuperarse

El transporte de grandes cantidades de nitrógeno de ríos y arroyos a través del gran cinturón de maíz de América del Norte impediría lograr los objetivos para la mejora de la calidad del agua del Golfo de México en lo que se conoce como su “zona muerta”.

En el lugar las floraciones masivas de algas producto del agotamiento de oxígeno han producido dificultades para la sobrevivencia de la vida marina en el punto, y la recuperación del mismo podría tomar décadas de acuerdo con los hallazgos de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá.

Los resultados, publicados en la revista Science sugieren que los objetivos para reducir el área son poco realistas y que serían necesarios cambios importantes en las prácticas de gestión agrícola y fluvial para mejorar la calidad del agua en la zona.

El nitrógeno en la zona agrícola alrededor de la cuenca del río Misisipi se ha estado vertiendo de forma constante hacia el Golfo de México desde hace décadas, pero no fue hasta 2017 cuando el exceso de nitrógeno creó una “zona muerta” en la que los niveles de oxígeno son extremadamente bajos y amenazan la vida marina en el Golfo.

“A pesar de la inversión de grandes cantidades de dinero en los últimos años para mejorar la calidad del agua, el área de la zona muerta del año pasado fue de más de 22 mil kilómetros cuadrados, aproximadamente del tamaño del estado de Nueva Jersey”, dijo Kimberly Van Meter, coautor del estudio y miembro del Departamento de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente en Waterloo.

Utilizando más de dos siglos de datos agrícolas, los científicos muestran que el nitrógeno se ha ido acumulando en los suelos y las aguas subterráneas durante años de producción agrícola intensiva y continuará llegando a la costa durante décadas.

La calidad del agua se ha deteriorado cada vez más en el norte del Golfo de México desde la década de 1950, en gran parte debido tanto a la producción ganadera intensiva como al uso generalizado de fertilizantes comerciales en la cuenca del río Mississippi.

El estiércol y el fertilizante son ricos en nitrógeno, un nutriente que aumenta la producción de cultivos, pero cuando está presente en exceso puede representar una amenaza tanto para la salud humana como para los ecosistemas acuáticos.

“Estamos viendo demoras prolongadas entre la adopción de medidas de conservación por parte de los agricultores y cualquier mejora cuantificable en la calidad del agua”, dijo Nandita Basu, autor principal del estudio.

Los resultados de modelado del trabajo actual muestran que incluso bajo los mejores escenarios, donde las medidas de conservación efectivas se implementan inmediatamente, tomará del orden de 30 años agotar el exceso de nitrógeno acumulado actualmente almacenado en el paisaje agrícola.

“Esto no es solo un problema en la cuenca del río Mississippi. A medida que la necesidad de producción agrícola intensiva continúa creciendo, los legados de nitrógeno también están aumentando, creando un problema a largo plazo para los hábitats costeros de todo el mundo”, lamenta Basu.

El grupo actualmente está ampliando su análisis al fósforo, un importante impulsor de las floraciones de algas en los Grandes Lagos y otras aguas continentales.

University of Waterloo.

Facebook Comments
By | 2018-04-02T00:21:57+00:00 abril 2nd, 2018|Ecología & Medio Ambiente, La Tierra, News, Océanos|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment