Calor oceánico que impulsó el huracán Harvey rompe el récord

/, Clima, Huracanes, News, Océanos/Calor oceánico que impulsó el huracán Harvey rompe el récord

Calor oceánico que impulsó el huracán Harvey rompe el récord

De vuelta en el tiempo, el huracán Harvey, que tuvo lugar en el Golfo de México y azotó las costas de Texas, Estados Unidos en 2017, provocó que las aguas del Golfo estuvieran más cálidas que en ningún registro previo, según un nuevo análisis presentado por el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR, en inglés) en Estados Unidos.

Lee también:

A pocos días del inicio de la temporada de ciclones tropicales 2018

Dichas condiciones más calientes de lo normal, sobrealimentaron a la tormenta con vastas reservas de humedad. Cuando el huracán se estancó cerca del área de Houston las lluvias resultantes rompieron los registros de precipitación y provocaron inundaciones devastadoras.

“Mostramos, por primera vez, que el volumen de lluvia sobre la tierra corresponde a la cantidad de agua evaporada del océano inusualmente cálido”, explica el autor principal Kevin Trenberth, de NCAR. “A medida que el cambio climático continúa calentando los océanos, podemos esperar más tormentas sobrealimentadas como Harvey”.

A pesar de una ocupada temporada de huracanes en 2017, el huracán Harvey estuvo más o menos aislado en su ubicación y tiempo, viajando solo sobre aguas relativamente tranquilas en el Golfo de México.

Esto le dio a Trenberth y sus colegas la oportunidad de estudiar en detalle cómo la tormenta se alimentó del calor almacenado en esa cuenca oceánica de mil 497 kilómetros de de ancho.

El equipo comparó las temperaturas en los 160 metros superiores del Golfo antes y después de la tormenta con los datos recopilados por Argo, una red de flotadores autónomos que miden la temperatura a medida que se mueven hacia arriba y hacia abajo en el agua. Para medir la lluvia sobre la tierra, los científicos se aprovecharon de una nueva misión satelital internacional con base en la NASA, denominada Medición de Precipitación Global.

El estudio aparece publicado en las páginas de la revista Earth’s Future, una publicación de la Unión Geofísica Americana.

Según detalla la investigación, a medida que los huracanes se mueven sobre el océano, sus fuertes vientos azotan la superficie del mar, facilitando la evaporación del agua. El proceso de evaporación también requiere energía del calor, y cuanto más cálidas sean las temperaturas en el océano, mayor será la energía disponible.

A medida que la tormenta avanza sobre el océano, evaporando agua, deja una estela fría en su camino. En el caso del huracán Harvey, los científicos descubrieron que dicha estela no era fría del todo.

Los científicos indican que había tanto calor disponible en la capa superior del océano que, a medida que la temperatura de la superficie se enfriaba por la tormenta, el calor de abajo aumentaba, con lo que “recalentaba” el agua de la superficie y alimentaba a la tormenta.

La temperatura del océano cercano a la superficie antes del paso de la tormenta fue de 30°C, y después del paso la temperatura se mantuvo alrededor de los 28.5°C. Generalmente, las temperaturas de la superficie del mar superiores a 26°C son necesarias para que un huracán siga creciendo.

Incluso después de que Harvey tocara tierra, extendió los brazos sobre el océano, y siguió sacando fuerza (y agua) del Golfo, aún tibio.

“La implicación es que los océanos más cálidos aumentan el riesgo de una mayor intensidad y duración de los huracanes. Si bien a menudo pensamos que los huracanes son fenómenos atmosféricos, está claro que los océanos juegan un papel fundamental y pueden formar tormentas futuras a medida que cambie el clima”, lamento Trenberth.

Demás, el estudio destaca la creciente amenaza de futuros huracanes sobrealimentados debido al cambio climático.

“Sabemos que esta amenaza existe, y sin embargo, en muchos casos, la sociedad no está preparada para estas tormentas. Creo que es necesario aumentar la resiliencia con mejores códigos de construcción, protección contra inundaciones y gestión del agua”, concluye el investigador.

En pocos días, el próximo 15 de mayo, dará inicio la temporada de ciclones en el Pacífico Nororiental y en el caso del Atlántico, el Golfo de México y el Caribe, la temporada inicia el próximo 1 de junio.

NCAR.

Facebook Comments
By | 2018-05-11T19:48:43+00:00 mayo 10th, 2018|Cambio Climático, Clima, Huracanes, News, Océanos|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment