Juno sobrevuela los rayos de Júpiter y realiza hallazgos importantes

/, Exploración Espacial, NASA, Universo/Juno sobrevuela los rayos de Júpiter y realiza hallazgos importantes

Juno sobrevuela los rayos de Júpiter y realiza hallazgos importantes

Desde un sobrevuelo de la nave espacial Voyager 1 de la NASA sobre el cielo de Júpiter en 1979, los científicos se han preguntado el origen de una serie de rayos de luz en el planeta. El encuentro confirmó la existencia de rayos en el planeta gaseoso, que habían sido teorizados por siglos.

Lee también: 

Encuentran 121 exoplanetas que podrían albergar lunas habitables

No obstante, cuando el explorador pasó los datos mostraron que las señales de radio asociadas a los rayos no coincidían con los detalles de las señales de radio producidas por rayos en la Tierra.

Por ello, un nuevo artículo publicado en páginas de la revista Nature, científicos de la misión Juno de la NASA, describen las formas en las que los relámpagos en Júpiter son en realidad análogos a los rayos de la Tierra, pero apuntan, serían rayos de “polos opuestos”.

“No importa en qué planeta estés, los rayos actúan como transmisores de radio, emitiendo ondas cuando cruzan el cielo”, detalló Shannon Brown, investigadora en el Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL, en inglés) de la NASA.

“Pero hasta Juno, todas las señales de rayos registradas por las naves espaciales, las Voyagers 1 y 2, Galileo, y Cassini se limitaron a detecciones visuales o del rango de kilohercios del espectro de radio, a pesar de la búsqueda de señales en el rango de megahercios. Se ofrecieron muchas teorías para explicarlo, pero ninguna teoría tenía respuesta”.

Con esto, los científicos trabajaron con el Instrumento de Radiómetro de Microondas (MWR) en Juno para registrar las emisiones del gigante gaseoso en un amplio espectro de frecuencias.

“En los datos de nuestros primeros ocho sobrevuelos, el MWR de Juno detectó 377 descargas de rayos. Se registraron en megahercios y en rango de gigahertz, que es lo que puedes encontrar con las emisiones de rayos terrestres.

Creemos que la razón por la que somos los únicos que podemos ver esto es porque Juno vuela más cerca de los rayos que nunca, y estamos buscando una frecuencia de radio que pase fácilmente a través de la ionosfera de Júpiter”.

Si bien la revelación mostró cómo los relámpagos de Júpiter son similares a los de la Tierra, el nuevo artículo también señala que el área en la que estos relámpagos destellan en cada planeta es bastante diferente.

“La distribución de los rayos de Júpiter es distinta a la de la Tierra. Hay mucha actividad cerca de los polos de Júpiter, pero ninguno cerca del ecuador”, explicó Brown.

En nuestro planeta, los rayos se producen alrededor del ecuador, mientras que en Júpiter lo hacen en los polos. La pregunta de los científicos era el por qué de esto, y según su explicación, la respuesta estaba en el calor.

Según detallan, la Tierra deriva la gran mayoría de su calor externamente de la radiación solar. Debido a que el ecuador es el más afectado por el Sol, el aire cálido y húmedo se eleva (a través de la convección) más libremente ahí, lo que alimenta las grandes tormentas eléctricas que producen rayos.

La órbita de Júpiter está cinco veces más lejos del Sol que la órbita de la Tierra, lo que significa que el planeta gigante recibe 25 veces menos luz solar que la Tierra. Pero a pesar de que la atmósfera de Júpiter obtiene la mayor parte de su calor del propio planeta, esto no vuelve irrelevantes los rayos del Sol.

El Sol en Júpiter proporciona algo de calor, calentando el ecuador de Júpiter más que los polos, del mismo modo que la Tierra. Los científicos creen que este calentamiento en el ecuador de Júpiter es suficiente para crear estabilidad en la atmósfera superior, inhibiendo el aumento del aire caliente desde adentro.

Los polos, que no tienen este calor de nivel superior y, por lo tanto, no tienen estabilidad atmosférica, permiten que los gases cálidos del interior de Júpiter se eleven, impulsando la convección y, por lo tanto, crean los ingredientes para el rayo.

“Estos hallazgos podrían ayudar a mejorar nuestra comprensión de la composición, la circulación y los flujos de energía en Júpiter. Pero surge otra pregunta: aunque vemos rayos cerca de ambos polos, ¿por qué se registran principalmente en el polo norte de Júpiter?”, cuestiona Brown.

Un segundo artículo publicado en Nature Astronomy dirigido por Ivana Kolmašová en la Academia Checa de Ciencias, presenta la base más grande de emisiones de radio de baja frecuencia generadas por rayos alrededor de Júpiter hasta la fecha.

El conjunto de datos de más de mil 600 señales, recopiladas por el instrumento Juno’s Waves, es casi 10 veces mayor al registrado por el Voyager 1. Juno detectó tasas pico de cuatro rayos por segundo (similar a las observadas en tormentas eléctricas en la Tierra) que son seis veces más altas que los valores máximos detectados por Voyager 1.

Pero la pregunta persiste, por lo que, para descifrar el comportamiento de estos rayos, Juno realizará un nuevo sobrevuelo científico en Júpiter el próximo 16 de julio.

Con información de la NASA.

Facebook Comments
By | 2018-06-08T12:42:53+00:00 junio 7th, 2018|Astronomía, Exploración Espacial, NASA, Universo|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment