Marzo 22, 2017

Día mundial del agua

aguaazul

El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al medio ambiente.

En la actualidad más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de casa, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o trasladándose a fuentes lejanas, así como a hacer frente a problemas de salud debido al consumo de agua contaminada.

Este año, nos concentramos en el desperdicio del agua y en cómo reducir y reutilizar hasta un 80% del agua que malgastamos en nuestras casas, ciudades, industrias y agricultura y que fluye de vuelta a la naturaleza, contaminando el medio ambiente y perdiendo nutrientes valiosos.

Necesitamos aumentar la recolección y tratamiento de las aguas residuales y reciclarlas de una forma segura. Al mismo tiempo, necesitamos reducir la cantidad de agua que contaminamos y malgastamos para ayudar a proteger el medio ambiente y los recursos hídricos.

El Objetivo de Desarrollo número 6 Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos, incluye una meta de reducir a la mitad la proporción de agua dilapidada y aumentar su reciclaje.

Datos destacados:

  • Mundialmente, más del 80% de las aguas residuales que generamos vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada.
  • 1800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, poniéndolas en riesgo de contraer el cólera, la disentería, el tifus o la polio. El agua no potable, y unas pobres infraestructuras sanitarias, así como la falta de higiene, causa alrededor de 842 000 muertes al año.
  • Las oportunidades de explotar las aguas residuales como un recurso son enormes. El agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible y asequible de agua y energía, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables.

ONU

SkyAlert Storm

Marzo 21, 2017

Marte pudo haber tenido anillos en el pasado y podría tenerlos de nuevo

maxmars

Hemos aprendido algunas características de los planetas de nuestro sistema solar — Júpiter es el más grande, Mercurio es el que más cerca está del Sol, Saturno tiene anillos. Marte es rojo, pero es posible que nuestro vecino más cercano también tuviese anillos en el pasado, y podría volver a tenerlos algún día.

Esa es la teoría planteada por científicos financiados por la NASA de la Universidad de Purdue, Lafayette, Indiana, cuyos resultados han sido publicados en la revista Nature Geoscience. David Minton y Andrew Hesselbrock desarrollaron un modelo que sugiere que escombros fueron empujados al espacio desde un asteroide u otro cuerpo, golpeando Marte hace unos 4.300 millones de años, alternando entre convertirse en un anillo planetario y unirse hasta formar una luna.

Una teoría sugiere que la gran cuenca del polo norte de Marte, que cubre aproximadamente el 40% del hemisferio norte del planeta, fue creada por el impacto, enviando los escombros al espacio.

“Ese gran impacto podría haber volado suficiente material de la superficie de Marte para formar un anillo”, dijo Hesselbrock.

El modelo de Hesselbrock y Minton sugiere que cuando el anillo se formó, y los escombros se alejaron lentamente del Planeta Rojo y se extendieron, comenzaron a aglomerarse y finalmente se formó una luna. Con el tiempo, la atracción gravitacional de Marte habría llevado a esa luna hacia el planeta hasta que alcanzó el límite de Roche, la distancia dentro de la cual las fuerzas de las mareas del planeta desintegrarán un cuerpo celeste que sólo se mantiene unido por gravedad.

Fobos, una de las lunas de Marte, se está acercando al planeta. Según el modelo, Fobos se romperá al alcanzar el límite de Roche, y se convertirá en un conjunto de anillos en aproximadamente 70 millones de años. Según el límite de Roche, Minton y Hesselbrock creen que este ciclo puede haberse repetido entre tres y siete veces durante miles de millones de años. Cada vez que una luna se rompiera y se reformara a partir del anillo resultante, su luna sucesora sería cinco veces más pequeña que la última, según el modelo, y los escombros habrían llovido en el planeta, posiblemente explicando enigmáticos depósitos sedimentarios encontrados cerca del ecuador de Marte.

“Se podrían haber tenido montones kilométricos de sedimentos lunares lloviendo sobre Marte en las primeras partes de la historia del planeta, y hay enigmáticos depósitos sedimentarios en Marte sin ninguna explicación sobre cómo llegaron allí”, dijo Minton. “Y ahora es posible estudiar ese material”.

Otras teorías sugieren que el impacto con Marte que creó la Cuenca Polar Norte llevó a la formación de Fobos hace 4.300 millones de años, pero para Minton es improbable que la luna hubiera podido durar todo ese tiempo. Además, Fobos habría tenido que formarse lejos de Marte y habría tenido que atravesar la resonancia de Deimos, el exterior de las dos lunas de Marte. La resonancia ocurre cuando dos lunas ejercen influencia gravitacional una sobre la otra en una base periódica repetida, como las lunas principales de Júpiter. Al pasar por su resonancia, Fobos habría alterado la órbita de Deimos. Pero la órbita de Deimos está dentro de un grado del ecuador de Marte, lo que sugiere que Fobos no ha tenido ningún efecto en Deimos.

“No le ha pasado mucho a la órbita de Deimos desde que se formó″, dijo Minton. “Fobos pasando por estas resonancias habría cambiado eso”.

“Esta investigación pone de relieve aún más formas en que los impactos mayores pueden afectar a un cuerpo planetario”, dijo Richard Zurek, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en Pasadena, California. Él es el científico del proyecto Mars Reconnaissance Orbiter, MRO, de la NASA, cuya cartografía por gravedad apoyó la hipótesis de que las tierras bajas del norte fueron formadas por un impacto masivo.

Minton y Hesselbrock centrarán ahora su trabajo en la dinámica del primer sistema de anillos que se formaron o los materiales que han llovido en Marte de la desintegración de las lunas.

NASA

SkyAlert

Marzo 21, 2017

Día mundial de los bosques: energía que proviene de los árboles

bosques

Este día nos brinda la oportunidad de concienciarnos sobre la importancia de todos los tipos de ecosistemas boscosos y árboles, y de celebrar las diferentes maneras en las que los bosques nos mantienen y protegen. Este año subrayamos cómo la dendroenergía (aquella que proviene de los árboles) contribuye de manera significativa a mejorar la vida de las personas, fomentar el desarrollo sostenible y mitigar el cambio climático.

La madera es una importante fuente de energía renovable - La madera proporciona más energía que la generada por el sol, el agua o el viento. Actualmente, representa aproximadamente el 45 % del suministro de energía renovable en el mundo (27% en África, 13% en Latino América y el Caribe y 5% en Asia y Oceanía). Desempeña un papel importante tanto en los países en desarrollo como en algunos industrializados. En torno a la mitad de la producción mundial de madera (unos 1860 millones de metros cúbicos) se utiliza como fuente de energía para cocinar, calentarse y generar electricidad. Eso significa que, gracias a los combustibles provenientes de las masas boscosas (o dendrocombustibles), 2400 millones de personas pueden cocinar, hervir agua y calentar sus hogares.

La dendroenergía es un motor del desarrollo económico - Casi 900 millones de personas, principalmente en los países en desarrollo, se dedican al sector de energía de origen forestal a tiempo completo o parcial. La modernización de este sector energético puede ayudar a revitalizar las economías rurales y estimular el desarrollo empresarial: un aumento de las inversiones en la producción de dendroenergía y dendrocombustibles avanzados puede proporcionar ingresos para financiar una mejor gestión forestal, más bosques en crecimiento y más puestos de trabajo.

Los árboles contribuyen a una mayor calidad de vida y al ahorro energético en las zonas urbanas - La colocación estratégica de árboles en las zonas urbanas puede enfriar el aire entre 2 y 8º C.

La dendroenergía mitiga el cambio climático y fomenta el desarrollo sostenible - Los bosques del planeta contienen diez veces más energía que la que se consume anualmente a nivel mundial. La dendroenergía es, por tanto, un recurso renovable de enorme potencial para satisfacer la demanda energética del globo. Las masas boscosas proporcionan, además, aire limpio, agua y energía renovable con efecto neto neutros en cuanto a las emisiones de dióxido de carbono. La gestión sostenible de los bosques nos conduce a un futuro más ecológico.

Los bosques son fuente de energía, ahora y en una futura economía verde mundial - Una mayor inversión en innovación tecnológica y en la gestión sostenible de los bosques es la clave para aumentar el papel de estos ecosistemas como fuente principal de energía renovable. De esta forma invertimos en nuestro futuro sostenible, en el cumplimiento de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible y en el fomento de una economía verde. Un aumento de la superficie de arboledas sostenibles, familiares y comunitarias, y el uso de cocinas de leña no contaminantes y eficientes pueden facilitar el acceso de millones de personas más de los países en desarrollo a energía barata, fiable y renovable.

ONU

SkyAlert Storm

Marzo 21, 2017

Fenómenos extremos de 2016 seguirán durante 2017

IDL TIFF file

El año 2016 hizo historia con una temperatura máxima mundial sin precedentes, un nivel excepcionalmente bajo de los hielos marinos y un aumento ininterrumpido del nivel del mar y del calor oceánico, de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Las condiciones meteorológicas y climáticas extremas no han cesado en 2017.

La OMM publicó su Declaración anual sobre el estado del clima mundial antes de la celebración del Día Meteorológico Mundial, el 23 de marzo. La Declaración, que constituye una fuente autorizada de referencia, se basa en diversos conjuntos de datos internacionales que varios centros de análisis climáticos mundiales mantienen de forma independiente, así como en la información presentada por decenas de institutos de investigación y Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales de los Miembros de la OMM. Habida cuenta de que los efectos socioeconómicos del cambio climático han cobrado suma importancia, la OMM se asoció a otras organizaciones de las Naciones Unidas por primera vez este año para incorporar datos relativos a dichos efectos.

Gracias a una mayor capacidad de cálculo de las herramientas informáticas y a la disponibilidad de datos climáticos a largo plazo, hoy es posible probar claramente, mediante estudios de atribución, la existencia de vínculos entre el cambio climático provocado por el hombre y muchos casos de fenómenos extremos de efectos devastadores, en particular las olas de calor.

En cada uno de los 16 años transcurridos desde 2001 la temperatura ha sido al menos 0.4 °C superior a la media a largo plazo del período de base de 1961-1990, utilizado por la OMM como referencia para la vigilancia del cambio climático. Según se desprende del informe de la OMM, las temperaturas mundiales aún guardan relación con una tendencia a registrar un aumento de 0.1 °C a 0.2 °C por decenio.

El intenso episodio de El Niño de 2015/2016 produjo un mayor calentamiento en 2016, además del cambio climático a largo plazo provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Las temperaturas registradas en los años de episodios intensos de El Niño, como 1973, 1983 y 1998, suelen ser entre 0.1 °C y 0.2 °C más elevadas que los niveles de fondo, y las temperaturas de 2016 concuerdan con esa tendencia.

El nivel del mar aumentó considerablemente a escala mundial durante el episodio de El Niño, y a principios de 2016 se registraron nuevos valores máximos. En noviembre se observó una reducción de la extensión de los hielos marinos mundiales de más de 4 millones de km2 por debajo del promedio, lo cual representa una anomalía sin precedentes para ese mes.

Las temperaturas sumamente elevadas de los océanos contribuyeron a una decoloración coralina importante y en muchas aguas tropicales se informó sobre mortalidad de los corales, lo cual repercute en gran medida en las cadenas alimentarias marinas, los ecosistemas y la pesca.

Los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzaron la marca simbólica de referencia de 400 partes por millón en 2015 (el último año para el cual se dispone de datos mundiales de la OMM) y no disminuirán por debajo de ese nivel durante varias generaciones futuras debido al carácter duradero del CO2.

Entre los fenómenos extremos más importantes de 2016 cabe señalar las sequías graves que provocaron inseguridad alimentaria a millones de personas en las zonas meridional y oriental de África y América Central. El huracán Matthew infligió un sufrimiento generalizado en Haití, ya que fue la primera tormenta de categoría 4 en tocar tierra desde 1963 y provocó, además, pérdidas económicas considerables en los Estados Unidos de América, mientras que las regiones oriental y meridional de Asia se vieron afectadas por fuertes lluvias y crecidas.

La OMM ha publicado informes anuales sobre el clima durante más de 20 años y los presenta ante la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Las Declaraciones anuales complementan los informes de evaluación que publica el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) cada seis o siete años.

La Declaración se presentará a los Estados Miembros de las Naciones Unidas y a expertos en cuestiones climáticas en una reunión de alto nivel denominada El cambio climático y la agenda de desarrollo sostenible, que se celebrará en Nueva York el 23 de marzo (Día Meteorológico Mundial) y de la que será anfitriona Peter Thomson, Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

De acuerdo con algunos estudios de reciente publicación que no se incluyeron en el informe de la OMM, es posible que el contenido calorífico de los océanos haya aumentado aún más de lo informado anteriormente. Además, los datos provisionales indican que no se ha moderado el nivel de aumento de las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera.

Al menos tres veces hasta ahora en este invierno boreal, en el Ártico se ha observado el equivalente polar de una ola de calor, y la presencia de intensas tormentas del Atlántico ha impulsado la entrada de aire cálido y húmedo. Eso significa que en pleno invierno ártico y durante el período de recongelamiento de los hielos marinos, hubo días en los que se estuvo cerca del punto de fusión. Los hielos marinos de la Antártida también han registrado un nivel bajo sin precedentes, en contraposición a la tendencia observada en los últimos años.

Las investigaciones científicas indican que los cambios que se producen en el Ártico y el derretimiento de los hielos marinos están provocando un giro hacia configuraciones más amplias de la circulación oceánica y atmosférica, lo cual afecta las condiciones meteorológicas en otras partes del mundo debido a las olas de las corrientes en chorro (las bandas de aire de rápido movimiento que ayudan a regular las temperaturas).

En consecuencia, se observaron algunas regiones con temperaturas inusitadamente templadas, entre ellas Canadá y gran parte de los Estados Unidos, mientras que en otras, como la península arábiga y el Norte de África, se registraron condiciones inusualmente frías a comienzos de 2017.

Solo en los Estados Unidos, se batieron o se igualaron 11,743 récords de temperaturas máximas en febrero, de acuerdo con la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera. Un calor prolongado y extremo en enero y febrero afectó a Nueva Gales del Sur, la región meridional de Queensland, Australia Meridional y el norte de Victoria, y se registraron muchos nuevos récords de temperaturas máximas.

Temperaturas mundiales:

En 2016 se observó un aumento de la temperatura en casi todo el mundo. Las temperaturas fueron superiores a la media del período de 1961-1990 en la gran mayoría de las zonas terrestres del mundo; las únicas excepciones importantes fueron una zona de América del Sur, principalmente el centro de la Argentina, y algunos sectores del suroeste de Australia.

En varios lugares situados en altas latitudes se observaron temperaturas medias anuales que superaron en al menos 3 °C la media del período de 1961-1990, en particular a lo largo de la costa de la Federación de Rusia, en Alaska y en el extremo noroccidental de Canadá, así como en algunas islas de los mares de Barents y de Noruega. En el extremo norte del Ártico, se registró una temperatura media anual en el aeropuerto de Svalbard (Noruega) de −0.1 °C, que representa un aumento de 6,5 °C por encima de la media del período de 1961-1990 y de 1.6 °C con respecto al récord anterior.

Fuera del Ártico, las temperaturas elevadas de 2016 se caracterizaron más por su uniformidad en todo el mundo que por su carácter extremo en lugares específicos.

Océanos

Las temperaturas medias mundiales de la superficie del mar en 2016 también fueron las más elevadas de las que se tenga constancia. Las anomalías fueron más intensas durante los primeros meses de 2016.

A escala mundial, el contenido calorífico de los océanos fue el segundo más elevado jamás registrado (el más elevado fue en 2015). Alcanzó nuevos niveles máximos en el hemisferio norte, aunque el calor fue menor en el hemisferio sur.

El nivel del mar a escala mundial ha aumentado 20 cm desde el comienzo del siglo XX, debido principalmente a la expansión térmica de los océanos y el derretimiento de los glaciares y los casquetes de hielo. El nivel del mar a escala mundial aumentó considerablemente durante el episodio de El Niño de 2015/2016: un incremento de alrededor de 15 mm entre noviembre de 2014 y febrero de 2016, cuando se estableció un nuevo récord. Este nivel estuvo muy por encima de la tendencia de 3 a 3.5 mm por año que se observó después de 1993. Desde febrero hasta agosto, el nivel del mar se mantuvo relativamente estable habida cuenta de que disminuyó la influencia ejercida por El Niño. Los datos definitivos del nivel del mar de 2016 aún no están disponibles en el momento de la presente publicación.

Hielos marinos del Ártico

El nivel máximo estacional, de 14.52 millones de km2 el 24 de marzo, fue el más bajo de los registros satelitales del período comprendido entre 1979 y 2016. La congelación de otoño de 2016 fue excepcionalmente lenta e incluso la extensión de los hielos marinos se contrajo durante algunos días a mediados de noviembre.

Precipitación

Gran parte de la región meridional de África comenzó el año con sequías graves. Por segundo año consecutivo, la cantidad de lluvia se ubicó entre un 20% y un 60% por debajo de la media para la estación lluviosa estival (de octubre a abril) en 2015/2016. El Programa Mundial de Alimentos estimó que 18,2 millones de personas requerirían asistencia de emergencia a comienzos de 2017.

Las cifras provisionales indican que 2016 fue el año más seco de que se tenga constancia en la cuenca del Amazonas y se registraron sequías importantes en el noreste del Brasil. El Niño provocó condiciones de sequía en otros países de América Central y del norte de América del Sur.

En la cuenca de Yangtze, en China, se registró la estación de crecidas más importante desde 1999, y algunos afluentes alcanzaron niveles de crecidas sin precedentes. En promedio en China en su conjunto, fue el año más lluvioso jamás registrado: la media nacional de lluvias que ascendió a 730 mm fue un 16% superior a la media a largo plazo.

Olas de calor

El año comenzó con una ola de calor extremo en África Meridional en la primera semana de enero. El 7 de enero, se registró una temperatura de 42.7 °C en Pretoria y de 38.9 °C en Johannesburgo; ambas representan un aumento de 3 °C o más por encima de los niveles máximos jamás registrados en esos lugares.

Asia Meridional y Asia Sudoriental también se vieron afectadas por el calor extremo en abril y mayo, antes del inicio del monzón estival. Asia Sudoriental se vio gravemente afectada en abril. Se estableció un récord nacional de 44.6 °C en Mae Hong Son (Tailandia) el 28 de abril, y se registró una temperatura de 51.0 °C en Phalodi el 19 de mayo, la más elevada de que se tenga constancia en India.

En algunas regiones de Oriente Medio y el Norte de África se observaron temperaturas récords o casi récords. En Mitribah (Kuwait) se registró una temperatura de 54.0 °C el 21 de julio que, a condición de que se ratifique, será la temperatura más elevada de que se tenga constancia en Asia. El 22 de julio se observaron otras temperaturas sumamente elevadas: 53.9 °C en Basora (Iraq) y 53.0 °C en Delhoran (República Islámica del Irán, un récord nacional). En Marruecos, Túnez, Libia y los Emiratos Árabes Unidos también se observaron temperaturas muy elevadas.

OMM

SkyAlert Storm

Marzo 20, 2017

Equinoccio: inicia la primavera en el hemisferio norte y otoño en el hemisferio sur

eqchichen

Ha iniciado el equinoccio a las 4:29 a. m. tiempo del centro de México (10:29 UTC). El día ya la noche tienen la misma duración.

Dos veces al año, alrededor del 20 o el 21 de marzo y del 22 o 23 de septiembre, los rayos más directos del Sol brillan sobre el ecuador. Estos dos días se conocen como el equinoccio vernal (primavera) y el otoñal (otoño), respectivamente.

Durante el equinoccio el Sol brilla directamente sobre el ecuador de la Tierra y baña los hemisferios norte y sur con aproximadamente la misma cantidad de luz. La Tierra, en lugar de inclinarse hacia el Sol o alejarse de este, su eje de rotación se encuentra perpendicular a la línea que conecta los centros de la Tierra y del Sol. En ese momento, el día y la noche duran aproximadamente 12 horas cada uno en todo el mundo.

Para los que viven en el hemisferio norte, el día continuará alargándose hasta el solsticio de verano que ocurrirá el lunes 20 de junio (en México); por otro lado, en el hemisferio sur, sucederá lo contrario ya que los días comenzarán a hacerse más cortos hasta el solsticio de invierno.

SkyAlert Storm

Marzo 19, 2017

Cráter marciano pudo haber albergado un lago

cratermarte

El cráter Holden, en el sur de Margaritifer Terra en Marte, muestra una serie de depósitos finamente estratificados en su suelo (blanco y lila en esta imagen de color mejorada). Los depósitos en capas están especialmente bien expuestos en la sección suroeste del cráter donde la erosión por el agua que fluye a través de una brecha en el borde del cráter creó afloramientos espectaculares.

En este lugar, los depósitos aparecen debajo de una tapa de materiales aluviales, (de bronceado a marrón en la imagen). Dentro de los depósitos, las capas individuales son casi planas y se pueden rastrear de cientos de metros a kilómetros. La información del instrumento CRISM a bordo de la sonda espacial Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA sugiere que al menos algunas de estas capas contienen arcillas.

Por el contrario, las capas en el aluvión superpuesto son menos continuas y se sumergen en diferentes direcciones, mostrando menos evidencias de arcillas. En conjunto, las características de los depósitos de lechos finos sugieren que pueden haber sido depositados en un lago en el fondo del cráter marciano. El mapa que se proyecta aquí, está a una escala de 25 centímetros por píxel. El norte está arriba.

NASA

SkyAlert